Blog

4 recomendaciones para que los niños aprendan a tolerar la frustración

Cada etapa en el desarrollo de un niño debe trabajarse cuidadosamente para obtener a futuro un adulto emocionalmente equilibrado, socialmente desenvuelto y por ende, feliz. Por supuesto, este trabajo depende íntegramente de sus padres, tutores o incluso, sus profesores en la escuela, quienes deben aprender a manejar cada situación complicada en la vida de un niño, y una de ellas, sin duda es la tolerancia a la frustración.

Ante todo, hay que entender que es común mostrar molestia cuando algo no sale como queremos, esto es normal en los adultos y también en los niños. A lo que debemos ponerle atención es a las pataletas, berrinches o insultos que el niño pueda manifestar y que indicarían que es necesario un trabajo mayor por parte de los padres. ¿Quiere saber de qué manera ayudar a su hijo a lidiar con la frustración? Le damos 4 recomendaciones:

1. Dar el ejemplo

Los niños observarán de qué manera sus padres manejan la frustración y los imitarán, por lo tanto, este es el primer paso a seguir, el darles un buen ejemplo como no gritar o maldecir, no golpear cosas o hablarle mal a los que están alrededor es fundamental.

2. Guíelo para encontrar una solución

Hágale entender que el enojo no sirve de nada y ayúdelo a buscar una solución. Por ejemplo, si no logra entender un juguete nuevo, o una tarea de la escuela, ofrézcale ayuda para entender las instrucciones o buscar nuevas opciones de hacerlo.

3. Permita que se frustre

No será fácil, pero es necesario que su hijo viva frustraciones y practique como lidiar con estas situaciones. Algunas veces puede que haga un berrinche, hay que dejarlo que aprenda a calmarse solo, es una manera de liberar la frustración. Pero siempre conversar después con él y hacerle ver otras opciones para la próxima vez.

4. Tenga paciencia

Requiere tiempo enseñar a los niños que muchas cosas resultarán distintas a como las planeamos y claro, dependerá mucho de la personalidad de cada niño. Es importante que los padres comprendan que su atención y trabajo es esencial para que a futuro estos niños manejen la frustración de una manera sana y equilibrada.

Leave a comment