Blog

¿Qué puedo hacer para evitar decir “¡No!” repetidamente a mis hijos?

Muchos padres con niños pequeños han pasado por la frustración de repetir hasta el cansancio la misma prohibición, pero pareciera que los hijos muchas veces son inmunes al ¡No!

¿Cómo esperar resultados distintos si se emplea la misma estrategia? Existen mejores alternativas para decir no a los hijos  sin siquiera mencionarlo.

Indique la conducta esperada

Según el enfoque que utiliza Trinity School de disciplina positiva y límites con cariño, lo más recomendable es indicarle al niño cual es la conducta esperada y la razón principal.

Por ejemplo, en lugar de “¡No brinques en la cama!” puede decir: “Brincando en la cama puedes tener un accidente. Por favor bájate y podés brincar en el piso”.

Otro ejemplo, remplazar el “¡No juegues con la bola dentro de la casa!” con: “Hay que ir afuera, así podés jugar mejor y no se ensucian las paredes”. 

Adapte lo más posible el ambiente al niño

El hogar debe estar adaptado al espíritu investigador de los niños.  A menor cantidad de objetos peligrosos y frágiles que estén a su alcance, menos tendrá que decirle no.

Permita que experimente algunas consecuencias

No hay mayor aprendizaje en la vida que el que se da a partir de las experiencias propias. Un niño vive el presente y no comprenderá muy bien el significado de: “no golpees el juguete porque se romperá” hasta que lo haya roto. A veces, es recomendable dejar que descubran por sí mismos las consecuencias de sus actos, siempre y cuando esto no ponga en riesgo su integridad.

Sea firme y claro al dar indicaciones

Para que realmente el niño entienda el significado de lo debe hacer o evitar, lo mejor es acercarse a él, de preferencia bajar a su nivel, mirar a los ojos y dar una indicación clara y corta, sin gritos o enojo.

Pregúntese: ¿en verdad es necesario prohibir esto?, ¿cuáles serían las consecuencias si no lo prohíbo? Muchas veces, se dice ¡no! mecánicamente, pero tal vez, si se analiza, se pueden flexibilizar ciertas cosas.

Recuerde que un mal comportamiento puede ser el resultado de poca atención por parte de los padres. Pase tiempo de calidad con ellos y no deje de brindarles muestras físicas de afecto.

Leave a comment