Blog

5 técnicas para cambiar la conducta de mi hijo

Cada niño desarrolla su personalidad con base en factores hereditarios o a modelos aprendidos. Saber cómo surge la mala conducta y cómo se forma una mejor, será útil para corregirla a tiempo.

¿Por qué existe la mala conducta en los niños?

Muchas veces la conducta impropia surge por la ausencia de normas en el hogar y la complicidad parental frente a las exigencias infantiles. En otros casos, cuadros familiares agresivos forjan comportamientos inadecuados.

¿Qué hacer para detener un mal comportamiento? 

1. Evite la disciplina agresiva

La disciplina agresiva puede aumentar un mal comportamiento y no es saludable para las relaciones familiares.

Cuando se presenta un berrinche es mejor ignorarlo. El niño entenderá que esa estrategia para captar la atención no funciona y desistirá.

2. Técnica del tiempo fuera

Esta técnica exige planificación. Se debe prever un sitio donde el niño pasará un tiempo aislado de los refuerzos. Es conveniente indicarle al pequeño por qué debe quedarse en un sitio y qué debe hacer para no volver ahí.

Suele usarse con la premisa de que el tiempo que está fuera sea de aproximadamente un minuto por año de edad.

3. Técnica del modelaje

Explique con sus propias acciones cómo es el comportamiento adecuado. Por ejemplo, ayude a guardar los juguetes en los espacios que corresponden y enseñe así el modo correcto.

Cobra importancia esta técnica cada vez que el niño emprende una nueva tarea, sea en el hogar o en su escuela.

4. Técnica del sándwich

Busca conseguir un cambio mediante una crítica constructiva. Se deben seguir estos 3 pasos:

Un elogio: destacar primero el aprecio que tiene por el niño. Por ejemplo: ‘Sabes que te quiero mucho’ ‘Tienes unas cualidades muy positivas’

Petición de cambio de conducta: después debe enfocarse en la conducta a corregir. Unos segundos después del elogio, se añade un ‘pero’. Por ejemplo: ‘Sabes que te quiero mucho, pero…’

A continuación, hágale llegar su deseo de lo que quiere que cambie de conducta: ‘Sabes que te quiero mucho, pero necesito que dejes de morder a tus compañeros …’

Después explíquele por qué: ‘Necesito que cambies y dejes de morder a los otros niños porque los lastimas…’

Y a continuación le dice lo que necesita que haga: ‘Me gustaría que a partir de ahora dejes de haces eso…’

Agradecimiento: Termine con un mensaje positivo luego de pedir un cambio de conducta y no olvide agradecer por ello. Por ejemplo: ‘Te agradezco que me digas cuando te sientas enojado para ver cómo podemos resolverlo juntos.’

5. Sistema de recompensas

Aunque para los adultos mantener un comportamiento adecuado puede ser costumbre, para un niño es todo un desafío. Por eso, la buena conducta siempre debe ser elogiada y puede estar acompañada con premios o recompensas, para reforzarla.

Estas técnicas lo ayudarán a modificar cualquier conducta indeseada, para que no afecten el desarrollo del niño en cualquier ámbito.

Leave a comment